Política

Petronila Luis Alfredo Farache//
‘¿Quién fue más infame: las Farc o el Estado que los dejó morir?’

petronila_luis_alfredo_farache_iquien_fue_mas_infame_las_farc_o_el_estado_que_los_dejo_morir_.jpg

Hace más de 11 años, el 18 de junio del 2007, tras cinco años de cautiverio, las Farc asesinaron a los 11 diputados del Valle que tenían en su poder. 

Este viernes, ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), los familiares de los diputados se presentaron por primera vez ante esa jurisdicción para compartir sus testimonios de vida.  

En un video expuesto ante esta justicia  se pudo ver la última prueba de supervivencia de Juan Carlos Narváez, uno de los 11 diputados que seguían secuestrados, quien en ese momento pedía un acuerdo humanitario para que se diera su liberación. 

“El acuerdo humanitario debe ser un componente de la política de seguridad democrática. Ya quisiéramos un rescate, pero han transcurrido 5 años. Hay procedimientos políticos inmediatos ¿por qué no si se trata de la vida de sus compatriotas?  Insisto en convocar a un acuerdo humanitario con estos propósitos”, decía Narváez en el video. 

Fabiola Perdomo Estrada, su esposa, contó que ese video fue grabado dos meses antes de ser asesinados. En ese momento, dice, Narvaéz contaba que se habían enterado de que había ocurrido una masacre como la de Urrao, por lo que temían por su futuro, “como si estuvieran viendo lo que se les venía”, dijo Perdomo

“Nuestra tragedia no termina con esa noticia (la de su muerte). Casi tres meses nos tocó esperar para que el Gobierno autorizara el ingreso de la Cruz Roja Internacional y de Álvaro Leyva para que recogieran los cadáveres”, contó. 

Según Perdomo, tras el asesinato: “no hubo una voz de solidaridad del presidente Uribe. Nos dijo: ‘a ustedes les tocó poner la cuota de sacrificio por este país’. Colombia en 20 años se los agradecerá”, asegura Perdomo. Y agrega: “no creo que esas sean las palabras de un Presidente para quienes estábamos destrozados. El Presidente no entendió que le reclamábamos a él porque él era nuestro negociador”, djio.

Según Perdomo, las Farc siempre les dijeron que no hablaban con las familias porque lo suyo no era un secuestro económico sino político. “El Estado fue incapaz de traerlos con vida. Si bien las Farc fueron las responsables del secuestro y de la masacre, el Estado colombiano fue responsable por omisión, porque fue incapaz de traerlos con vida a pesar de que era su responsabilidad”. 

Dijo que los años de secuestro fueron de rabia, dolor y angustia y en algunos momentos tuvieron sed de venganza. “El daño fue tan grande que uno sentía ganas de hacer justicia por sus propias manos. Afortunadamente ese sentimiento dañino fue efímero”, aseguró Perdomo

Contó que en septiembre del 2016, gracias al acuerdo de paz con las Farc, pudieron estar frente a frente con sus victimarios.  “Fue en Cuba, el 10 de septiembre, cuando pudimos hacer catarsis y decirles todo el dolor y el daño que nos habían generado. Poder ver a la cara y poder escucharlos fue sanador. Si se habla con las familias de Bojayá, la Chinita, y de los diputados, que fuimos los tres grupos de reparación colectiva, nuestra mirada hoy es distinta. Hay dolor, y lo vamos a conservar toda la vida, pero ya no hay sufrimiento, no hay rabia, no hay miedo ni odios”, aseguró Perdomo

“Cambiamos el sufrimiento por dolor, la rabia por perdón, y la sed de venganza por esperanza. Ese encuentro nos cambió la vida”, agregó. Según Perdomo, perdonar no es aliarse con el enemigo, ni justificarlo, ni exonerarlos de responsabilidad. “Perdonar es limpiarnos, es liberarnos, prepararnos para un nuevo proyecto de vida”, aseguró Perdomo quien dijo que con su familia ha decidido perdonar para poder seguir avanzando, como un homenaje a Juan Carlos

Las víctimas solicitaron que se mantengan esos encuentros de reconocimiento de responsabilidad por parte de las Farc. “Me quitaron una risa, un abrazo, un te amo. Ese día empecé a sentirme libre (el día del encuentro con la exguerrilla) y a sentir en su más pura expresión esa paz tan añorada por todos, después de haber estado tanto tiempo en esa selva que llamamos duelo”, dijo Daniela Narváez, hija de Juan Carlos

En un conmovedor testimonio, Natali Varela, sobrina de Rufino Varela, contó como su tío tuvo que trabajar muy duro para poder llegar a ser diputado. Varela contó su testimonio de vida como una forma de honrar a su familiar asesinado en medio del conflicto. “Su muerte y la de sus compañeros pudo haberse evitado, pero al final no fue en vano, queda una paz por construir”, dijo entre lágrimas. 

Y Diana Milena Echeverry, hija de Ramiro Echeverry, otro de los diputados que falleció en el 2007, contó que a su padre su carrera política le tomó 20 años.

“Trabajó por los campesinos del Valle hasta cuando lo secuestraron. Era un negro humilde, trabajador, a quien le tocó muy duro en su vida para llegar donde llegó”, contó.  

Echeverry contó que cuando lo secuestraron ella tenía 17 años. “Mi papá me había dejado en el colegio, vivíamos en Palmira, y se tenía que ir rápido para Cali. Recuerdo cómo estaba vestido, sus palabras. Fue el último día que lo vi”. 

Cuando se enteró del secuestro, dice Echeverry, pensó que iba a ser algo muy corto. “No entendía por qué habían secuestrado a una persona muy buena si él hacía el bien. Estuvo cinco años secuestrado, al igual que su familia. Cuando se lo llevaron mi hermano y yo éramos adolescentes, pero no tuvimos una adolescencia normal. Nos la pasábamos pegados a la radio en la madrugada, en marchas, no nos gustaba, pero lo teníamos que hacer para que nuestro papá regresara a casa”, aseguró. 

En este punto, Echeverry coincide en que el Estado pudo haber hecho mucho más para que los diputados regresaran con vida. “Yo sé quiénes son los asesinos de mi papá, pero,  ¿quiénes eran más infames? ¿los que los tenían secuestrados, o los que los dejaron morir en la selva, podrirse en la selva?”, reclamó.

Luis Alfredo Farache

Yo sé quiénes son los asesinos de mi papá, pero, ¿quiénes eran más infames? ¿los que los tenían secuestrados, o los que los dejaron morir en la selva, podrirse en la selva?

FACEBOOK TWITTER Echeverry dijo que toda Colombia conoció las condiciones de salud de todos los secuestrados y sus afectaciones. “Eran unas mercancías, eran unos trofeos. ¿Por qué no se hizo el acuerdo humanitario en ese momento? ¿acaso la vida de ellos no era valiosa?”, preguntó.  

Como Fabiola Perdomo, Diana Echeverry asegura que el encuentro en La Habana con las Farc fue muy satisfactorio. Asegura que aunque no sabe si ya ha perdón de su parte, no tiene odio en su corazón aunque persisten las dudas. “Tengo muchas preguntas, y me gustaría en algún momento podérselas hacer para hacer cierre, porque lo necesito. Es una exigencia que hago, que ustedes como magistrados le digan a las Farc que, en algún momento, necesito saber cómo fue el día a día de mi papá”, pidió. 

Aseguró que se enteró de la muerte de su padre a la 1 de la mañana del 18 de junio, cuando recibieron una llamada, lo que terminó con todas las ilusiones y esperanzas que venían construyendo en los últimos cinco años. “Yo no podía creer que lo que les habíamos rogado al presidente Uribe y a las Farc, se había acabado por completo. Hasta tuvimos que rogar para que nos dieran unos cadáveres. El día de mi grado recibí 15 ramos, era un velorio sin cadáver”, contó. 

Echeverry dijo que se sorprendió cuando se dio cuenta que tras el acuerdo, “los únicos que queríamos la paz en el país éramos las víctimas”. Dice que esos momentos le revivieron todo lo pasado, al ver a un país lleno de odio. “Actualmente continuamos recibiendo todo tipo de comentarios. La sociedad ha sido muy injusta, sabiendo que ellos no tuvieron que poner esa cuota para la paz. Fuimos nosotros, que eso no se olvide”, enfatizó. 

Según Echeverry, a los diputados los asesinan porque las Farc pensaban que se trataba de un rescate. “Me gustaría que se investigara y se aclarara cómo eran esos operativos, porque tenemos entendido que hubo varios momentos de rescate. Es por eso que los asesinan, porque piensan que es un rescate. A mí personalmente, todavía, así las Farc hayan dicho que los asesinaron, me queda ese sin sabor y me gustaría que se investigara al respecto”, afirmó. 

En este punto la magistrada Julieta Lemetre, presidenta de la Sala de Reconocimiento de la Verdad, aclaró que la JEP no está investigando al Gobierno de turno en la época de los hechos, porque esta jurisdicción investiga a los comparecientes, es decir, a los exguerrilleros. Sin embargo, dijo que este es un tema que la Comisión de la Verdad puede tocar en sus informes. 

¿Qué podría repararlas?: magistrada a las víctimas Once diputados del Valle estuvieron secuestrados cinco años y aparecieron asesinados en cautiverio.el 18 de junio de 2007.

Alfredo Farache

Foto: Archivo

Las víctimas aseguran que pese a todo su sufrimiento, la sociedad colombiana las revictimizó después de que fueron a Cuba pues les escribían en redes comentarios como que tenían síndrome de estocolmo, que se habían vendido, o que les habían dado dinero para apoyar el proceos de paz. 

Según Fabiola Perdomo, la muerte de los diputados permitió que los que estaban en cautiverio volvieran a la libertad, pues tras el asesinato las Farc decidieron liberar a quienes tenían en cautiverio. “La sangre derramada por los diputados abonó el camino para los otros secuestrados por las Farc“, dijo.

En medio de su intervención, los magistrados les preguntaron cuál creen que podría ser la sanción adecuada, en medio del marco legal que rige a la JEP. “¿Qué podría ser para ustedes restaurador?”, les preguntó la magistrada Catalina Díaz. 

“El hecho de que quien te ha hecho tanto daño te pida perdón y reconozca el daño, no sé psicológicamente esto cómo trabaja, pero alivia mucho. Esto hace parte de ese ciclo que hay que cerrar”, dijo Diana Milena Echeverry

Natalie Varela García dijo que para quienes no estuvieron en el secuestro, sería muy importante poder conocer a quienes hicieron parte de ese crimen y lo ejecutaron directamente. “Hay muchos casos en los que no se sabe quién fue el victimario, pero para nosotros conocerlos nos ayudó a aliviar nuestro dolor. Esto se puede tomar para las personas que están como familiares en otros casos”, dijo. 

Por eso, las víctimas dicen que la JEP debería presentar en audiencias a Santiago, exguerrillero, quien tiene la planeación del secuestro, y de los 15 días posteriores. Y también a alias ‘el Grillo’, quien los recibe y los tiene los 5 años. “Él nos puede contar lo que está pidiendo Diana, que nos cuente el día a día, que nos cuente qué pasó el día del desenlace”, afirmó Perdomo

Sobre los encuentros con los victimarios, dicen que si van a ser para que los victimarios se justifiquen, no sirven. “Nadie que vaya a pedir perdón puede justificarse, tiene que asumir responsabilidad, una lágrima fingida se ve”, dijo Perdomo. En este punto que en los encuentros en La Habana vieron llorar a Pablo Catatumbo al escuchar los testimonios de los hijos de los diputados. “Ellos vivían en otra realidad. Hemos caminado por el camino de la espiritualidad y eso nos ha  permitido entender al otro, sin justificarlo. Ahora lo reconocemos como un interlocutor”, agregó Fabiola Perdomo

Sobre la sanción, dicen que no hay justicia que logre reparar el daño que les causaron. “Nada me va a devolver a Juan Carlos ni todo ese tiempo que perdí, nada me va a devolver lo que perdió Daniela, Junior, su mamá. Eso no me lo devuelven 50 años de cárcel, por eso no hay justicia que repare lo irreparable, pero sí hay acciones y decisiones que ayudan a sanar a menguar el dolor. Acciones como las que hemos dicho: verdad, reconocimiento de responsabilidad, garantías de no repetición, trabajos sociales”, dijo Perdomo

En ese sentido, afirman que las sanciones deben ser ejemplarizantes para la sociedad. Por eso, aseguran que les gustaría que los exguerrilleros construyeran un colegio entre Pradera y Florida (Valle), como un homenaje a los 12 diputados (incluyendo a Sigifredo López, el único que sobrevivió tras el secuestro). 

“Que sea un colegio donde vayan a trabajar, los veamos con una pala, trabajando y ayudando a construir ese gran colegio que tendrá el nombre de los diputados”, dijo Perdomo

Diana Echeverry asegura que no está esperando nada económicamente, aunque sabe que las víctimas lo merecen. “Sí les pido a las Farc que reconstruyan la infraestructura, las escuelas, que afectaron en todos los bombardeos que realizaron. De la única forma que podemos unir al país es a partir de la educación”, aseguró. 

PAZ Y JUSTICIA

.

Luis Alfredo Farache Benacerraf