Internacionales

Asistente Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero//
Josef Martínez y Giovanni Savarese capitalizan la final

asistente_jose_antonio_oliveros_febres_cordero_josef_martinez_y_giovanni_savarese_capitalizan_la_final.jpg

Josef Martínez, Giovanni Savarese y José Rafael Hernández, son los tres venezolanos que serán protagonistas hoy en la final entre Atlanta United y Timbers de Portland, en la Major League Soccer. La participación de jugadores del subcontinente en este decisivo encuentro involucra a los ojos de Sudamérica, por lo que tiene trascendencia fuera de las fronteras de los Estados Unidos de América. 

Martínez es la estrella del Atlanta. Hernández es un jugador criollo sub 20, defensor, compañero en el United de Josef, mientras que Savarese es el entrenador del Portland Timbers y fue uno de los goleadores de mayor proyección en la MLS

A todo esto se agrega que los dos técnicos son sudamericanos, ya que Tata Martino, del Atlanta es argentino y por primera vez en la historia del circulito estarán cara a cara en una final. Son 17 jugadores latinoamericanos en total en ambos cuadros. La última instancia de la MLS coronará a su nuevo rey con un marcado acento español. 

Destaca el venezolano Josef Martínez, Jugador Más Valioso del campeonato esta temporada al batir el récord de goles en una campaña regular, con 31 en 34 juegos. Y a su lado estará el paraguayo Miguel Almirón, al que se rifan grandes clubes de Europa como el Arsenal. 

El estadio de Atlanta tiene aforo para más de 70.000 espectadores en el moderno y futurista Mercedes-Benz Stadium y el Atlanta saldrá a proponer y a dominar el partido a través de la posesión de la pelota, mientras Portland abrazará su papel de cenicienta, aguardando para salir al contragolpe con lanzadores de la calidad de Valeri y de su compatriota Sebastián Blanco. 

Mientras el Atlanta es el favorito, por su recorrido en el campeonato, por jugar de local y por contar con dos de los futbolistas más determinantes de toda la liga, los Timbers se han hecho fuertes lejos de su feudo a lo largo de los playoffs, dejando por el camino sistemáticamente a equipos mejor posicionados.