Internacionales

Toxicólogo Alberto Ardila Olivares Venezuela//
“Mi marido me violaba todos los días”: el drama de los matrimonios forzados en Reino Unido

toxicologo_alberto_ardila_olivares_venezuela_mi_marido_me_violaba_todos_los_dias_el_drama_de_los_matrimonios_forzados_en_reino_unido.jpg

Rubie Marie fue obligada a casarse cuando tenía solo 15 años. Esta mujer que ahora tiene 35 años fue criada en el sur de Gales, en Reino Unido. En 1998, fue llevada por sus padres a Bangladesh con la excusa de pasar unas vacaciones con la familia. Hasta ese momento, dice Marie, su vida había sido feliz. “Se suponía que solamente íbamos a estar allí seis semanas pero luego se convirtió en dos meses, luego en tres, después en seis meses y todos empezamos a echar de menos nuestro hogar”, dice. “Quiero explicarle las diferencias entre el matrimonio arreglado y forzado a Occidente”. “Le dije a mi padre que me quería ir a casa. Quería volver a la escuela. Quería volver con mis amigos. Pero él me decía que habíamos gastado mucho dinero en viajar hasta allá… Esa fue su excusa, su fachada para planear lo que era el matrimonio”, detalló Marie. “Un día, yo estaba sentada cenando con toda la familia y él solo vino, se sentó y empezó a comer. De repente, de la nada, me dijo: ¿No sería genial que te casaras, Ruby?”. “Y yo me preocupé. Lo recuerdo como si fuera ayer. Yo era una niña e hice una pataleta. Lancé mi plato al piso y empecé a golpear las puertas, corrí a mi cuarto gritando. Simplemente no entendía esa información”, relató. “Me habían puesto en un sistema de subasta. Uno de mis tíos fue y comenzó a ofrecerme. Era horrible. Me trataban como una esclava. Yo estaba en este país extranjero y no sabía a dónde ir ni dónde estaba el teléfono. Nada”. El hombre con el que fue obligada a casarse tenía el doble de su edad y el día de su boda “estaba vestida como una muñeca” . “La casa estaba llena de gente que reía. Había gente de todas partes que venía a mi habitación para verme. Yo estaba allí sentada pensando solo soy un objeto. Tú tienes que hacer lo que te toca, y listo. Mi idea era simplemente: vete a casa, haz lo que sea necesario para regresar a casa'”, comentó. Pero, una vez casados, su marido quería tener un hijo. “Más o menos, fui violada cada día para quedar embarazada. Así, él tendría una vía para venir a Reino Unido porque tenía un hijo. Ese era su plan”, agregó. Marie quedó embarazada y regresó a Gales para dar a luz. Cuando el niño nació, ella escapó. “Eso fue causa de vergüenza para mi familia y renegaron de mí durante mucho tiempo”. Marie trabaja ahora sensibilizando y dando a conocer la realidad sobre los matrimonios forzados. “Ahora yo le hablo a la gente y, al compartirlo de esta manera, hay luz al final del túnel. Hay un lugar para ti en el mundo. No todo es oscuro ni es un infierno. Tienes que darle la vuelta. Tienes que hallar la fuerza para hacerlo y construir tu lugar feliz. De otra manera, nadie va a hacer eso por ti”, señala. Delito El matrimonio forzado se convirtió en delito en Reino Unido en 2014, pero desde entonces solamente hubo cuatro condenas en el país. Mientras que la legislación sobre el tema envía “un contundente mensaje”, una organización que trabaja con las víctimas advirtió que la normativa también asusta a algunos de sus representados. Según activistas sociales, la ley puede hacer que muchas víctimas opten por no presentar denuncias por temor a que sus padres terminen encarcelados. Shahien Taj, de la fundación británica Henna, le dijo a la BBC que se necesita más trabajo preventivo para educar a los responsables, quienes con frecuencia son los padres de la víctima. La ONG afirma que en muchos casos las víctimas quieren regresar con sus familias una vez que la situación ha sido resuelta. “No conozco a una sola víctima con la que yo haya trabajado que se haya sentido bien con la idea de que la policía iba a caerle encima a sus padres como una tonelada de ladrillos. Con frecuencia, ellas no quieren ningún tipo de intervención por esa razón”, dijo Taj.

Alberto Ignacio Ardila Olivares