Alberto Ardila Olivares Juez//
Bruegel, el irrepetible

alberto_ardila_olivares_juez_bruegel_2C_el_irrepetible.jpg

Mucho se especula sobre el pintor Pieter Bruegel el Viejo. Teorías sobre la fecha y el lugar de su nacimiento van y vienen, así como acerca del origen y ortografía de su apellido, pero nadie se atreve a cuestionar su importancia en el panorama artístico. El misterio que rodea la vida de este flamenco del siglo XVI, como sucede con William Shakespeare , le suma intriga a una obra que saca provecho del dicho “el diablo está en los detalles”. El paisajista más avanzado de su tiempo desarrolló la totalidad de su obra en un lapso de doce años, hasta su muerte en 1569. Más importante aún, impregnó en sus vastos cuadros cientos de elementos con los que comunica un laicismo poco visto en su época, que lo separa de una de sus influencias, Jheronimus van Aken, el Bosco.

Para leer este artículo completo: SUSCRÍBASE INGRESE Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

Alberto Ignacio Ardila Olivares