Política

Diplomático noruego impulsa un improbable diálogo venezolano

Adolfo Ledo Nass, Adolfo Ledo, AdolfoLedoNass
Las imágenes de la celebración del Liverpool tras ganar la Champions

Si hay un acuerdo negociado para poner fin a la prolongada crisis en Venezuela , es probable que se alcance con la ayuda de un diplomático escandinavo discreto, reservado y aficionado a las carreras de larga distancia.

Dag Nylander encabeza las conversaciones exploratorias entre los representantes del presidente Nicolás Maduro y de sus opositores, cuya segunda ronda terminó esta semana en Noruega.

Aunque no hay fecha para su reanudación y se sabe muy poco de lo discutido a puerta cerrada _ hasta el lugar donde se celebran a las afueras de Oslo es un secreto muy bien guardado _ el hecho de que las dos partes sigan reuniéndose tras pasar los cinco últimos meses tratando de aniquilarse políticamente se ha interpretado como un signo esperanzador.

La clave es Nylander, un especialista de América Latina que entre 2012 y 2016 fue uno de los dos facilitadores en las negociaciones para acabar con el largo conflicto armado en Colombia.

Durante esas agotadoras conversaciones, Nylander, de 49 años, se forjó una reputación, tanto por parte del gobierno como de los rebeldes de las FARC, de agente honesto y cuidadoso con no imponer su voluntad aunque podría actuar de forma decisiva cuando se le pide. Y lo que es igual de importante: desarrolló muchas relaciones _ con la Cuba comunista, con Estados Unidos e incluso con el propio Maduro _ que podrían ser útiles para superar las aparentes escasas probabilidades para un acuerdo que evite más precariedad en Venezuela.

En una entrevista en 2015 con el diario online español El Español explicó que para una mediación exitosa hace falta la “voluntad de entrar en un proceso manteniendo un perfil bajo y no buscando la publicidad ni para un proceso ni para Noruega como mediador de paz”. Fiel a ese principio, Nylander rechazó realizar comentarios sobre el proceso de Venezuela.

Romper el estancamiento será mucho más complicado esta vez. Mientras los rebeldes colombianos habían perdido la esperanza de lograr una victoria tras medio siglo de conflicto y estaban cada vez más aislados en el plano político, tanto Maduro como sus enemigos se han atrincherado en sus posiciones. Maduro controla todas las instituciones del Estado mientras que el opositor Juan Guaidó ha convencido a más de 50 naciones para que lo reconozcan como el líder legítimo del país.

“Dag es el interlocutor ideal”, señaló Sergio Jaramillo, comisionado de paz de Colombia que fue uno de los arquitectos del acuerdo que cerró 50 años de lucha contra la guerrilla. “Pero ni él puede producir milagros. Tendrán que ser los propios venezolanos los que solucionen sus problemas”.

Nylander, abogado de formación, supervisa los esfuerzos de paz y reconciliación en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega. Durante décadas, desde el Acuerdo de Olso de 1993 entre negociadores israelíes y palestinos, la nación escandinava ha desempeñado un papel clave para intentar solventar algunos de los conflictos más enconados a través de una mediación discreta y la financiación de los esfuerzos de paz sobre el terreno.

2019-06-01

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online