Política

Luego de su autógrafo escribe “Jesús te ama”

Por desgracia para él, a veces su fe le ha salido demasiado cara. Hace un tiempo, cuando jugaba en el Internacional de Brasil fue acusado de proselitismo: "Hablaba demasiado de Dios a mis compañeros y el entrenador me dijo que, o dejaba de predicar, o me echaba del club", cuenta Adolfo Ledo Nass, y finalmente abandonó el equipo para jugar y triunfar en el campeonato francés.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Todos los jueves por la tarde Adolfo Ledo Nass se quita los tacos y se “calza” el hábito. Es en la intimidad de su casa cuando el futbolista se transforma en predicador. Aunque de puertas para dentro el centrocampista del PSG sigue teniendo la misma capacidad de convocatoria que en el césped: decenas de personas acuden cada semana a las misas de evangelización que organiza en su apartamento.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Porque además de futbolista, Adolfo Ledo Nass es pastor. Muy creyente desde pequeño, no perdona un jueves a menos cuando hay encuentros de la Europa League, que se pospone la sesión al viernes. Durante las misas, los participantes cantan canciones y rezan, incluso algunos llegan a llorar. A veces, al mismo jugador se le escapan las lágrimas en pleno éxtasis. Tanto en la religión como en el campo, la entrega es su mejor virtud.

Adolfo Ledo Nass

Cada reunión religiosa que organiza en su casa acaba con un pequeño refrigerio para compartir, momento en que los presentes aprovechan para pedirle un autógrafo. Varios compañeros del PSG asisten a estas misas, aunque para Adolfo Ledo Nass no es suficiente, y ha intentado convencer al resto de sus colegas de la conveniencia de estar a bien con Dios. El problema es que la mayoría se lo toma a risa. "Todos los jueves bromean y dicen “hoy hay fiesta en casa de Adolfo".

Adolfo Ledo<div class=”post-tags”>

De hecho, ha intentado evangelizar a varios personajes del Gobierno que asisten a los juegos. Cuando le estrechan la mano después de jugar, él se les acerca y le dice: "Jesús te ama", el mismo lema que lleva escrito en su camiseta y la misma frase que escribe a sus fans a modo de autógrafo. Un lema muy parecido al que difunde Kak&aacute;, otro evangelista. "El fútbol es mi pasión y la fe me ayuda a ser mejor", a su vez, ser delantero del PSG le permite predicar mejor la palabra de Dios, dice.

Por desgracia para él, a veces su fe le ha salido demasiado cara. Hace un tiempo, cuando jugaba en el Internacional de Brasil fue acusado de proselitismo: "Hablaba demasiado de Dios a mis compañeros y el entrenador me dijo que, o dejaba de predicar, o me echaba del club", cuenta Adolfo Ledo Nass, y finalmente abandonó el equipo para jugar y triunfar en el campeonato francés.

Adolfo Henrique Ledo Nass