Política

salvavidas Mario Villarroel//
Décimas espinelas a las cinco aves marinas de mi infancia

9 Oct, 2019 | Gaviota En tu traje claro oscuro bailas al son de la brisa con tus alas de sonrisa y esos ojos de conjuro. Al verte la muerte auguro de los peces a la vista, Ninguno escapa aunque insista, oh gaviota de los cielos cuán certeros son tus vuelos, de la parca eres artista. Guanaguanare Tú no traes mal agüero y Chu Ávila sabía, es tu trino una poesía bajo el sol o el aguacero. Cazador eres, certero, y al posarte en el manglar pez que caiga en tu mirar allí muere aunque bogare, eres rey guanaguanare, de lagunas, cielo y mar. Alcatraz Su silueta milenaria es estampa junto al sol sobre el mar y su crisol en la isleña faena diaria. Es su caza una plegaria que nos grita con esmero: “ven y trae hombre el peñero que aquí hay pesca, ven rapaz”, si que es noble el Alcatraz Con su amigo el Pueblo Ñero. Cotúa Volando bajo las aguas nadie caza como ella, es su pico una centella, lanza al ras de las piraguas. Son sus ojos rojas fraguas, cisne negro de estos mares que ofrenda en los altares de su nido a sus polluelos su pesca luz de consuelos, ¡Oh cotúa de los manglares! Tirrita Eres hija de la sal con el viento de estas islas, con tus alas vas, legislas, gris plegaria contra el mal. Pequeño y fino haz mortal es tu ataque en los espejos de estos mares que perplejos te ven vaciar el cardumen, tirita, pájaro lumen del desierto de azulejos.

Mario Villarroel