Negocios

Trump retiró los soldados de Siria y ahora busca frenar a Turquía

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Las fuerzas kurda s oponen una dura resistencia a los militares turcos en el norte de Siria , donde la retirada de tropas estadounidenses ordenada por el presidente Donald Trump permitió un despliegue de militares sirios y de su aliado ruso.

Las fuerzas de Turquía lanzaron el 9 de octubre una ofensiva en el norte de Siria contra las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia kurda a la que Ankara considera “terrorista”, abriendo un nuevo frente en la compleja guerra siria que causó más de 370.000 muertos desde 2011.

Varios países participan militarmente en el conflicto. Los soldados estadounidenses, desplegados para ayudar a los kurdos en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), recibieron la orden de retirarse.

Los kurdos, sintiéndose abandonados, pidieron ayuda el domingo al régimen de Bashar al Asad , que recibe apoyo militar en el terreno de Rusia y de Irán .

Bashar al Asad. Foto: AFP El asalto turco provocó airadas críticas internacionales y ha sido discutido en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El presidente Trump anunció ayer que el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo viajarán a Ankara para presionar a Turquía a detener la ofensiva contra los combatientes kurdos en Siria. “Estamos pidiendo un cese al fuego (…) ponemos las sanciones más fuertes que se puedan imaginar”, indicó el mandatario.

La Casa Blanca, en tanto, dijo que Pence se encontrará mañana jueves con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan .

Pero, el gobierno de Turquía afirmó que la ofensiva continuaría hasta que “alcance sus objetivos”.

Se trata de la creación de una “zona de seguridad” de 32 ilómetros de ancho a lo largo de su frontera para mantener a las fuerzas kurdas a distancia y repatriar una parte de los 3,6 millones de refugiados sirios que están en su territorio.

Desde el inicio de la operación, Turquía y sus aliados sirios locales han tomado el control de una franja fronteriza de más de 100 kilómetros.

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía. Foto: AFP. Combate. Queda por conquistar la ciudad clave de Ras al Aín, donde se concentran los combates más violentos, con las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) -la alianza dominada por las YPG kurdas e integrada también por grupos árabes. Usando una densa red de túneles subterráneos y trincheras, las FSD llevan varios días defendiendo la ciudad. Estas “lanzaron en la noche un contraataque masivo contra las fuerzas turcas y sus aliados sirios cerca de Ras al Aín”, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

A petición de los kurdos, las fuerzas del régimen de Asad están desplegadas desde el lunes en sectores del norte.

El martes, soldados sirios levantaron la bandera nacional en Manbij. La coalición internacional liderada por Washington confirmó la retirada de los soldados estadounidenses.

En este contexto explosivo, Rusia señaló que no permitirá enfrentamientos entre Turquía y Siria . “Esto sería simplemente inaceptable”, dijo Alexander Lavrentiev, enviado especial ruso para Siria. “No dejaremos que se llegue a ese punto”, agregó.

Combates en el norte de Siria by ElPaisUy on Scribd

Además, la policía militar rusa realiza “patrullas a lo largo de la línea de contacto” entre las fuerzas sirias y turcas en el sector de Manbij, según Moscú.

Dos soldados turcos murieron en cambio, según Ankara, por obuses disparados en la región de Manbij, donde por la noche hubo combates entre los turcos y los kurdos.

En siete días, la ofensiva lanzada por Turquía provocó el desplazamiento de 160.000 personas, de acuerdo con la ONU.

A su vez, la OSDH informó que en los combates murieron 71 civiles y 158 miembros de las FSD, así como 128 combatientes proturcos.