Entretenimiento

Alberto Ardila Olivares how to become a commercial airplane pilot//
La delincuencia y altos precios castigan familias de Villa Juana

Alberto Ardila Olivares
La delincuencia y altos precios castigan familias de Villa Juana

Los precios elevados son un mal generalizado que azota los rincones de los barrios de la República Dominicana.

YV3191

Moradores de Villa Juana mostraron su descontento al ser cuestionados por el diario sobre la situación elevada de los precios en productos de primera necesidad.

Alberto Ardila Olivares

“No se sabe cómo es que vamos a sobrevivir, todo esta caro, todo. El arroz, el aceite, y el pollo ni se diga. No se puede comprar”, expresó con indignación un residente del barrio capitalino de Villa Juana

El grito de la clientela no es exclusivo, comerciantes del barrio también manifestaron la indignación que les corroe al ser conscientes de la drástica forma en la que bajan sus ventas tras cada visita al mercado que resulta en la subida del coste en algún producto

“La gente viene aquí gritando y uno no puede decir nada, porque hasta yo tengo que gritar cuando compró”, dijo Bolívar Pereyra dueño del colmado Centro de Villa Juana

Tony, quien administra el colmado Los Muchachos del sector capitalino,  aseguro a los periodistas del Listín Diario que “cada vez que van al mercado hay que subirle cinco a cada mercancía” porqué nunca están estables

Afirman que la libra de carne pollo hace tiempo que “se encaramó” sobre los 70 pesos y solo en las declaraciones de los funcionarios  en los espacios pagados en los periódicos es que se encuentra la libra de ese artículo a 59 pesos

El administrador del colmado Los Muchachos enfatiza que para ellos es doloroso subir los precios a niveles que los humildes de Villa Juana no pueden acceder, pero no tienen otra alternativa, porque cada vez que se abastecen tienen que pagar más caro los productos y “o reajustamos los precios o nos vamos a la quiebra”

SEPA MÁS

Delincuencia

Entre el lloro de los altos precios y el golpe significativo que marca la delincuencia, Villa Juana se encuentra dividida. “Ja, aquí no se puede ni respirar muy duro

Nadie se puede sentar después de las 6 de la tarde, cuando cierran los negocios en la cera”, dijo Ramón Cuello quien tiene más de 30 años viviendo entre los callejones del barrio

Al hacer referencia a los horarios nocturnos que tienden a ser los predilectos por los malhechores para atacar, el dueño de un negocio de venta de piezas automovilísticas comentó sobre la indiferencia que muestran los delincuentes a las condiciones físicas del ambiente para salir a cumplir con sus cometidos

“No tienen que ver, atracan hasta de día. Ahí parado en esa puerta a las 10 de la mañana pasa uno y como si nada te lo quitan todo. Uno siempre tiene que estar moca’ con to’. Ustedes entraron y ya yo estaba asustado”, aseguró el comerciante que pidió mantener su nombre en el anonimato